El Greco

El hijo adoptivo de España

Esta semana Quijote y Sancho va a analizar la obra del El Greco, un pintor muy singular. Aunque no nació en España, siempre es considerado uno de los grandes exponentes del Arte español. Este año se celebra el IV Centenario de la muerte del Greco, por ello se ha programado una gran reunión de obras del artista que congregará la mayor parte de su producción, llegará de todos los rincones del mundo. Grandes muestras de la obra del artista centran la amplia programación del Año del Greco, que tiene su escenario principal en Toledo.

Doménikos Theotokópoulos (Candía, 1541-Toledo, 1614), conocido como el Greco («el griego»), fue un pintor del final del Renacimiento que desarrolló un estilo muy personal en sus obras de madurez.

Hasta los 26 años vivió en Creta, donde fue un apreciado maestro de iconos en el estilo posbizantino vigente en la isla. Después residió diez años en Italia, donde se transformó en un pintor renacentista, primero en Venecia, asumiendo plenamente el estilo de Tiziano y Tintoretto, y después en Roma, estudiando el manierismo de Miguel Ángel. En 1577 se estableció en Toledo (España), donde vivió y trabajó el resto de su vida.

Sin lugar a dudas, estas influencias fueron decisivas para conformar un estilo único y original en las obras de madurez, ya en España, que no abandonaría hasta su muerte. Su obra principal es El Entierro del Conde Orgaz, el cuadro, realizado para la iglesia de Santo Tomé en Toledo, se encuentra todavía en su lugar. Muestra el sepelio de un noble toledano en 1323, que según una leyenda local fue enterrado por los santos Esteban y Agustín. El pintor representó en la comitiva de forma anacrónica a personajes locales de su tiempo, incluyendo también a su hijo. En la parte superior, el alma del muerto asciende al cielo, densamente poblado de ángeles y de santos. El entierro del conde de Orgaz muestra ya su característica elongación longitudinal de las figuras, así como el horror vacui (miedo al vacío), aspectos que se harían cada vez más acusados a medida que el Greco envejecía. Estos rasgos provenían del manierismo, y persistieron en el trabajo del Greco aunque habían sido abandonados por la pintura internacional algunos años antes.

Después de este cuadro se doblaron el número de encargos y muchos mecenas apostaron por él, por lo que empezó a nacer el mito El Greco, como artista completo y singular. En esta etapa podemos destacar Inmaculada Concepción, realizada para la capilla Oballe de Toledo, en esta obra los alargamientos y los retorcimientos nunca antes habían sido tan exagerados o tan violentos, la forma alargada del cuadro concuerda con las figuras que se elevan hacia el cielo, lejos de las formas naturales. También se pueden destacar El quinto sello del Apocalipsis o La adoración de los pastores.

Los críticos de Arte de la época reconocían en El Greco gran dominio técnico pero estaban totalmente desconcertados con la singularidad del pintor, sus formas alargadas y distorsionadas que las elevaba hacia el cielo. Podemos disfrutar de su obra religiosa por todos los rincones de Toledo, donde se ubica el Museo El Greco.

También merece la pena ver “El Greco”, una película de Yannis Smaragdis, que muestra la vida del pintor así apodado, desde sus inicios como pintor de iconos en la isla de Creta hasta su triunfo en Toledo.

el_greco-01

Share Button

Gaudí

Antonio Gaudí fue el principal exponente del modernismo catalán. Nació en Reus en 1852 y era un apasionado de Cataluña y su cultura. Algunos críticos de arte dicen que Barcelona no sería lo que es si no fuera por la creación de Gaudí.

gaudi-01

Share Button

Picasso

Pablo Picasso es uno de los artistas más célebres de España. Nació en Málaga y más tarde se traslado a Barcelona para estudiar.

picasso-01

Share Button

Barcelona

La ciudad de Gaudí

Barcelona está situada al noreste de España. Es la ciudad más turística de España debido a su temperatura, gastronomía y su costa, llamada Costa Brava por su belleza.

En todos los rincones de la ciudad podemos descubrir el paso del famoso arquitecto Antonio Gaudí. Podemos admirar la Sagrada Familia, una de las catedrales modernistas más sorprendentes del mundo. También podemos pasear por el parque Güell, en él admiraremos el arte modernista de Gaudí y diversos mosaicos que harán la delicia del respetable. Por último, la Casa Batlló, será nuestro destino, una casa modernista que seguro que nos dejará con la boca abierta.

Merece la pena la visita al Palau de la Música Catalana, al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona y al Museo Picasso.

Para hacer compras, Las Ramblas son, sin duda, la mejor opción, en estas callejuelas encontraremos todo tipo de souvenirs y productos típicos catalanes.

Cuando estéis en Barcelona, no os olvidéis de comer paella y fideuá. También podemos saborear el pantomaquet, típico de Cataluña, acompañado de jamón o lomo ibérico.

Espero que os guste la ciudad. Buen viaje.

barcelona_blog-01

Share Button